Luis Miguel Tapia Bernal

Posts byLuis Miguel Tapia Bernal

En el amor somos como los zombies

Nos estamos convirtiendo en zombies. ¿No has visto las películas? ¿No has leído sobre ellos?. Son esos seres, infectados y devorados por otros, que sólo viven para satisfacer su hambre, caminan lento y en automático, con la mirada perdida. No piensan por ellos, no cuestionan, no sienten. Están muertos por dentro. No saben a dónde van y se pueden dar mil veces de topes

LEER MÁS


La miseria de la culpa

No sé en que momento me perdí, pero ya pasaron muchos años. Miento. Quizá si lo sé, no con exactitud, pero lo sé. Sé de dónde viene. Aunque en apariencia logré liberarme, muy en el fondo la culpa sigue. Nacer diferente, ser diferente, tiene un precio. Salirte de las normas, de lo establecido, siempre es así. Pero mira, sin la diferencia el mundo sería

LEER MÁS


La edad de la soledad

Tengo la edad de la soledad. La edad donde las arrugas se multiplican, donde el paso se vuelve lento, donde la amargura o la añoranza te empañan los recuerdos, donde el futuro se acorta, donde el valor flaquea. Esa edad donde te recriminas lo que no hiciste, lo que no te atreviste a hacer, mucho más de lo que sí hiciste y no resultó.

LEER MÁS


La dependencia comienza en la familia

La dependencia empieza en la familia. Ahí se gesta. Ahí se enseña. Ahí se complementa. A veces a través de las dinámicas de otros, a veces porque se viven en carne propia. La RAE define la dependencia como: “Subordinación a un poder. Situación de una persona que no puede valerse por sí misma. Necesidad compulsiva de alguna sustancia” y yo agregaría, persona. Es por

LEER MÁS


El país que venera a las madres

La decadencia de un país se puede medir, entre otras muchas cosas, en la veneración a la madre, la infantilización ante los retos y el desequilibrio y falta de responsabilidad ante la vida. La decadencia, el ir a menos, es el reflejo de ese entorpecimiento en el desarrollo, ese aferrarse al pasado de manera antinatural, porque la vida ya no está ahí y no

LEER MÁS


El adiós que no nos pudimos decir

Para I y en memoria de A Te conocí en el tiempo perfecto. No te esperaba, pero me sorprendiste con tu llegada en medio de una fiesta rodeados de pocos amigos y muchos extraños. Éramos los únicos que no entendíamos el ritmo que bailaban los demás, pero nos entendimos con unas miradas y las palabras exactas. Me gustaste. Te gusté. Ahí comenzó la historia.

LEER MÁS


La sociedad de los eternos niños

Es difícil poder crecer en un país con tanto apego hacia los padres. Incluso resulta incómodo hablar del tema. Hace un par de años escribí un artículo que se titula Eternos adolescentes. Hubo comentarios de todo tipo. Justificaciones a su realidad. Pero es un tema recurrente, del que es importante hablar, porque muchas veces los hijos terminan haciéndose cargo de los padres cuando no

LEER MÁS


A los 33

Hace unos días llegué a los 33. Siempre me ha gustado hacerme caso y estar en contacto con lo que siento y vivo. Me gusta reflexionar, aprender y saber quién soy. Normalmente aprovecho los años nuevos o los cumpleaños, para ir haciendo un sumario del camino recorrido. Es un buen ejercicio, si se hace desde la honestidad, porque puedes ir midiendo la forma en

LEER MÁS


Vender la libertad para pagar las cuentas

Como cada mañana, Mateo se despierta con la pesadez de quien no le gusta lo que hace. Arrastra los pies hasta el baño, se mira al espejo y se reprocha la edad, el exceso de sueño o la hinchazón por la fiesta. Se baña con prisa, sin calma. Se viste en el orden acostumbrado y desayuna cereal con leche. La misma rutina. Sale a

LEER MÁS


Los disfraces de la soledad

A Ernesto le llevó años construir una coraza que a simple vista reflejara seguridad. Era casi perfecta, parecía genuina. Pero si llegabas un poco más profundo, podías mirar las grietas que delataban los miedos que trataba de esconder. El dolor, los rechazos, las rupturas del corazón, los sacrificios, las cosas que no pudo lograr, estaban ahí, ocultas, ignoradas, más no superadas. Iba como muchos,

LEER MÁS


Scroll Up