Las intermitencias del amor en Guadalajara



CASA FLUYA , GUADALAJARA, JALISCO AGOSTO 10 . 2019

“Después de leer el libro #LasIntermitenciasDelAmor , me llegó el recuerdo de un poema breve pero a tono con el contexto del libro de la inmortal Rosario Castellanos.  El poema se llama “CANCION”y dice:

“Tal vez cuando nací alguien puso en mi cuna

  una rama de mirto y se secó.

  Tal vez eso fue todo lo que tuve

  En la vida de amor.

  Porque después (oh, rostro traicionado

  por la memoria, nudo deshecho en el adiós)

  nada sino el cilicio de aquella nervadura

  me exprimió el corazón.”

Este libro, ustedes lo verán. En el se habla de todo, a tumba abierta, se habla de amores insatisfechos.  Amores que no se realizan y lo cobran a otros.  Amores infieles, desleales, mentirosos.  Amores que se vuelven tormentas.  Amores que son una pesadilla.  Amores que hacen perderlo todo.  Amores asesinos.  Amores que no son amor.  Agrego además a los amores que desembocan en muerte súbita, elegida libremente, por propia mano.  Amores con el rostro y el abrazo de enfermedades letales.

Amores donde ¡ah, caray! Uno acierta a repetir como Kafka: “El deseo constante de morir y de seguir resistiendo.  Sólo eso es el amor.”

Amores donde ya lo que digamos o podamos decir es lo que se vislumbra en el genio de la pluma de Luis Miguel Tapia Bernal, que como especialista en el universo de las Constelaciones Familiares y Master en Terapia Breve Estratégica, apasionado él del estudio de la conducta humana nos habla a través de treinta y siete (37) historias que conforman su libro, de la eterna ruta del amor humano que ha ocupado desde siempre la atención de filósofos, poetas, artistas de toda línea, profetas y guías de fe; individuos de toda edad, condición, etnia, nacionalidad y actividad humana.

En este libro está la voz, el corazón, la inteligencia y hasta el grito mudo de los personajes que desnudan su sentir en la gama de sus experiencias, amargas unas y otras dulces, como es el sabor de los vinos de la vida misma.

Personajes con los que sin pensarlo ni esperarlo, nos vemos sorpresivamente identificados, estableciendo con ellos un diálogo que traspasa la palabra, el tiempo, el espacio físico y, donde no están ausentes.  Por que donde está presente el sentimiento auténtico no puede haber vacío.  Encontramos historias que son espejos de nuestras propias fortalezas, vulnerabilidades y certezas; de las verdades y mentiras que nos decimos cada día; incluso descubrimos claroscuros muy definidos en la búsqueda de una dirección vital que de sentido, forma y completud a la vida, a nuestra vida.

(2)

Historias que desafian y nos cuestionan sobre nuestro derecho a la libertad, a disentir, a ser herejes, a elegir con toda la certeza más honesta posible el rumbo, un rumbo para nosotros asumiendo claro está, las consecuencias, responsabilidades y frutos que de ello resulten.

Personajes que nos llevan a preguntarnos en qué piso estamos parados, cuál es nuestro sentir, nuestra autenticidad, nuestra sinceridad respecto de por qué, para qué, para quién, desde cuándo y desde dónde vivimos como lo estamos haciendo.  Preguntas, historias y protagonistas que nos llevan a tratar de entender aunque sea un poco qué demonios estamos haciendo aquí.  Y tener el valor de no rendirse, de llegar al fondo de las cosas, de hacer de lado el autoengaño, la lágrima fácil que nos justifique el decir no puedo, porque se me olvidó cómo, por dónde, de qué manera, a qué horas; porque nadie me enseñó ni me dio un mapa para vivir.

Este libro tiene un aporte medular de reflexiones e ideas que sacude y despierta.  ¿Esto que me ocurre, que siento, este amor ahogado que naufraga en mi pecho aún puede ser rescatado y liberado? ¿Y si es así, porqué no lo he hecho antes? ¡Porqué no lo hago ahora?.

Les recomiendo vivamente este retrato apasionado y apasionante de treinta y siete (37) relatos de vida que bien pueden ser el retrato de cualquiera de nosotros.  Por que por más que negros nubarrones hayan desatado la peor tormenta en el cielo, este terminará siempre por estar despejado y limpio.  Ahora invito a una reflexión para todos: ¿en qué tipo de balsa queremos que navegue nuestra alma?. Créanme, ya lo dijo el excelso Dante Alighieri en suDivina Comedia, que hay un “Amor que mueve al Sol y las demás estrellas”.

Es que además hay Amores consumados. Amores plenos. Amores que dan ganas de tenerlos por mucho tiempo, quizá toda una vida.”

Autor: Martín Mónico

Infatigable lector y columnista. Libertario apasionado de la ecología. Seguidor del hinduismo, vegetariano, experto en Astrología, Wicca, Tarot, Runas y Feng-Shui de la Escuela Bön

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.